La Embajada de la República Dominicana en Francia, también presentó en París la Cátedra de Sociedad y Cultura Dominicana “Pedro Henríquez Ureña”, dos iniciativas concebidas durante la gestión de la embajadora dominicana en Francia, Rosa Hernández de Grullón.La biblioteca Juan Pablo Duarte ha sido creada con la finalidad de convertirla en un espacio de consulta para los investigadores, los estudiantes y para todos aquellos que desean comprender mejor la cultura y la sociedad dominicana. Este espacio espera contribuir a la difusión de obras dominicanas importantes, como parte de la serie “Autores contemporáneos dominicanos”.

La Cátedra de Sociedad y Cultura Dominicana Pedro Henríquez Ureña, consta de ocho conferencias, que serán dictadas por reconocidos dominicanistas de Europa, entre los cuales se destacan Rita de Maesseneer, Catherine Pélage y Fernando Bustamante.

Olivier Compagnon, director del Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL), de la Universidad Sorbonne Nouvelle Paris 3, señaló que la cátedra se enmarca en la creación del Grupo de Estudios Caribeños que proporciona la Embajada de la República Dominicana en Francia al IHEAL, con el objetivo de estimular el interés científico y la investigación en torno a una región prácticamente desconocida en la Francia Hexagonal.

El intelectual elogió esta iniciativa y destacó que la diplomática dominicana Rosa Hernández de Grullón es la primera embajadora en proponer este tipo de proyectos a esa casa de altos estudios.

Así, la profesora Catherine Pélage, maestra de conferencias en Literatura y Civilización Latinoamericanas de la Universidad de Orleans, dictó una conferencia sobre Pedro Henríquez Ureña, destacando la trayectoria del autor, así como su contribución a los países en los que residió y su importante promoción del latinoamericanismo en diferentes escenarios. En este sentido, la Cátedra de Sociedad y Cultura Dominicana “Pedro Henríquez Ureña” pretende proyectar una visión más amplia y objetiva de la riqueza y diversidad del patrimonio cultural de la República Dominicana.

Entre las instituciones que han contribuido a través de donaciones para hacer posible la creación de estas dos obras, se encuentran la Fundación Corripio, el Banco Central, la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, el Banco de Reservas, la Fundación Eduardo León Jimenes, la Academia Dominicana de la Historia, la Fundación García Arévalo. Además, la Fundación Cultural Dominicana, el Archivo General de la Nación, el Instituto Duartiano, la Fundación Joaquín Balaguer, el Banco Popular, Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio y Funglode, entre otras.

Que opinas?

Comentarios