Santo Domingo. Los restos del maestro Arístides Incháustegui, fallecido ayer en la clínica Abreu, serán cremados y el protocolo de sus honras fúnebres será informado oportunamente por sus familiares. Tenía 79 años de edad.

El cantante lírico dio sus primeros pasos en la música de la mano de Rafael Bello Peguero, organista de la antigua iglesia de los Dominicos y estudió con el profesor José Dolores Cerón.

En 1953 ingresó en el Conservatorio Nacional donde tomó clases de canto con la profesora austriaca Dora Merten. Tres años más tarde hizo su debut como solista en el auditorio del palacio de Bellas Artes, ocasión en la que interpretó la parte del tenor en el Requien de Fauré.

En 1963 grabó su primer disco con el acompañamiento del maestro Rafael Solano y el Trío Los Juglares, que contenía canciones como “No quisiera quererte”, de Bienvenido Fabián y “Soñé contigo”, de Rodríguez Núñez.

Historiador e investigador fundó en 1973 la compañía Ópera Dominicana con la que impulsó los grandes montajes de este género. Fue miembro fundador del Coro Nacional y en 1980 se convirtió en el primer director de los Cantantes Líricos de Bellas Artes.

Arístides fue uno de los primeros artistas dominicanos en presentarse en el Carnegie Hall de Nueva York, así como en la Casa de la América Latina de París, con un repertorio integrado por oratorios, óperas, leaders y canciones populares.

Además de República Dominicana, Estados Unidos y Francia se paseó por los más importantes escenarios de Cuba, Canadá, México y Puerto Rico.

La popularidad ganada lo llevó a presentarse en centros nocturnos, teatros, la radio y la televisión del país, sobre todo a través de La Voz Dominicana.

Se recuerdan sus esperadas presentaciones en el programa El Show del Mediodía al incursionar con gran éxito en los géneros más populares de la canción.

Graduado en Historia, mención en Estudios Dominicanos, realizó valiosos trabajos, entre los que se cuentan Cronología del Altar de La Patria y Parque Independencia y apuntes para la historia del Himno Nacional.

El veterano cantante incursionó en 1973, con un programa dominical de música clásica que mantuvo ininterrumpidamente por unos 20 años, primero por Radio Clarín y luego por Radio televisión Dominicana. Desde el 2004 condujo el programa “Música de los clásicos”, a través de Raíces Radio, 102.9.

Durante 42 años estuvo casado con Ana Luisa Bermúdez (fallecida).

Son sus hijos Luis Arístides Incháustegui Sánchez y Adriana Teresa Incháustegui Oghidanian.

Opiniones

Consultado sobre los aportes de Incháustegui a la cultura dominicana en sentido general el maestro Rafael Solano considera que valorarlo en su justa dimensión llevaría tiempo y espacio.

“El acervo cultural de Arístides fue muy amplio, por lo que para hablar de él se necesita mucho espacio. Desde el aspecto del cantante, como del historiador que aportó mucho al conocimiento de la cultura en sentido general. Fue consultor, escritor, muy fructífero como cantante, estudió en Alemania, Estados Unidos y vino a Santo Domingo a desarrollar ese mundo y lo logró”, recordó el maestro Solano.

De su lado, la actriz y directora teatral María Castillo dijo que se ha ido  un imprescindible de la cultura dominicana en todos los aspectos y recordó que conoció al maestro a su entrada a Bellas Artes, a los 13 años de edad.

“Desde que llegué a Bellas Artes me colaboró con su trabajo desde distintos ángulos. Recuerdo que él escribía en el Listín Diario y siempre comentaba sobre mis actuaciones. También colaboraba conmigo en Nuevo Teatro, y continuó como colaborador musical en los montajes que hice en los últimos tiempos”, recordó.

Relató que cuando no existía internet Incháustegui tenía una discoteca y una biblioteca envidiable. “Era una persona con un sentido histórico envidiable, una persona solidaria que siempre compartió sus conocimientos”, aseguró Castillo.

Algo más

Arístides Incháustegui nació en Santo Domingo el 3 de mayo de 1938. Hijo de Joaquín Marino Incháustegui y María Teresa Reynoso, afamada cantante que formaba dueto con su hermano Domingo, barítono.

En 1996 el Gobierno dominicano le confirió la condecoración de la Orden de Duarte, Sánchez y Mella, en el Grado de Caballero. Era Miembro Correspondiente Nacional de la Academia Dominicana de la Historia y en 2010, el Archivo General de la Nación reunió su labor discográfica, en el álbum de tres Cds “Arístides Incháustegui en la Canción Dominicana”, para dar inicio a su proyecto institucional de recopilación del repertorio musical del país.

Que opinas?

Comentarios