Lima. Las desavenencias entre los hijos del autócrata Alberto Fujimori, la líder del partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y el congresista Kenji Fujimori, se han acentuado la noche del martes.

El comité de disciplina del grupo parlamentario fujimorista ha acordado expulsar al parlamentario. Este se abstuvo en la votación de diciembre sobre la destitución del presidente, Pedro Pablo Kuczynski, a cambio de que su padre fuera indultado.

Hace un par de semanas, al menor del clan Fujimori le abrieron un proceso disciplinario por no respaldar el cese de Kuczynski, como sí lo hicieron 61 congresistas de Fuerza Popular. El político, además, consiguió que otros nueve parlamentarios del partido también se abstuvieran.

El grupo liderado por su hermana mayor y excandidata presidencial considera que Kenji Fujimori persiste, vía Twitter y en declaraciones a la prensa, “en conductas que transgreden las normas y principios de la bancada”, indica la carta en la que plantea su expulsión.

Desde que logró el indulto de su padre, en Nochebuena, el congresista se ha retratado con los otros nueve disidentes, y se han autodenominado “Vengadores”, como símil de los personajes de la película Avengers.

Además, criticó a los dos principales asesores de su hermana mayor, quienes le aconsejaban no buscar la liberación del reo Fujimori y evitar que este eclipse el liderazgo de Keiko Fujimori.

El propio fujimorista disidente publicó en Twitter la resolución de su expulsión de la bancada y una foto suya acompañado por los congresistas con los que presiona para que se produzca la escisión en Fuerza Popular.

“Uno para todos y todos para uno”, “la libertad le ganará al miedo” o “la resistencia” fueron algunas de las frases que tuiteó.

El político podría apelar la decisión del comité de disciplina para mantenerse en el grupo parlamentario pero no parece ser su plan. En una encuesta de GfK divulgada el domingo, un 39% aprueba el desempeño del menor de los Fujimori, y un 31 % aprueba el de su hermana.

Mientras la bancada fujimorista aclaraba que la decisión contra Kenji Fujimori y otro congresista rebelde solo rige para el grupo parlamentario y no para el partido, se realizaba en Lima y las principales capitales de Perú la quinta protesta en un mes contra el indulto a Fujimori.

Una fiscalía de lavado de activos investiga a Kenji Fujimori y a dos de sus hermanos debido a que una empresa de su propiedad ha registrado un incremento de capital desmedido.

En 2013, la policía encontró 91 kilos de droga en los almacenes de dicha empresa de transporte terrestre, aéreo y marítimo de carga pesada. La firma cambió de nombre después del hallazgo del alijo. (elpais.es).

Que opinas?

Comentarios