LONDRES. AFP. El gobierno ecuatoriano de Rafael Correa organizó un caro sistema de espionaje para proteger y dar apoyo a Julian Assange, “el huésped” que acabó a su vez interviniendo las comunicaciones de la embajada en Londres, reveló el miércoles The Guardian.

Según documentos obtenidos por el diario británico en su investigación con Focus Ecuador, el gobierno de Correa puso 5 millones de dólares al servicio de este dispositivo en el que participó la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) -suprimida luego por el sucesor de Correa, Lenin Moreno- y una empresa de seguridad que vigilaba a los visitantes de Assange, al personal de la embajada y a la policía británica.

El dispositivo, cuya existencia era ignorada por el embajador de entonces Juan Falconí Puig, fue bautizado primero como “Operación Huésped” y luego como “Operación Hotel”.

En su cuenta de Twitter, Wikileaks, la organización fundada por Assange, tildó la información del diario británico de “libelo en la línea de la actual arremetida de los gobiernos del Reino Unido y Estados Unidos contra Assange”, negó que Assange penetrara en el sistema informático de la embajada y anunció que demandará al diario.

El actual presidente Lenin Moreno considera “un problema heredado” la presencia de Assange, y esta investigación podría darle nuevos argumentos.

El diario británico sostiene que Assange acabó creando su propio acceso a internet por satélite y penetró en el cortafuegos informático de la legación, dándole la posibilidad de vigilar las comunicaciones oficiales y personales del personal.

The Guardian apunta que la existencia de el registro detallado de visitantes de la embajada podría ayudar a descubrir quién dio a Assange los emails de la campaña demócrata estadounidense de Hillary Clinton, una información que seguramente interesaría al fiscal Robert Mueller, que investiga la posible interferencia rusas en las elecciones de 2016 que ganó Donald Trump.

Cada mes, Correa recibía esa lista de visitas. Según The Guardian, el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, también aprobó la operación.

El creador de WikiLeaks, de 46 años, se refugió en 2012 en la casa ecuatoriana en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, que lo reclamaba para que enfrentara supuestos delitos sexuales que él niega.

 

Assange teme dejar la embajada ecuatoriana, ser detenido y acabar extraditado a Estados Unidos por haber difundido miles de secretos oficiales de este país.

Que opinas?

Comentarios