Si te gustaría saber qué es lo que tienes que comer según tu edad, a continuación te dejamos las recomendaciones alimenticias de los expertos durante los 20, los 30, los 40, los 50 y los 60 años. ¡Toma nota!

Qué comer a los 20 años

Alimentos que no debes lavar

Si todavía no has cruzado el umbral de los 30, los dos alimentos que los nutricionistas recomiendan a las personas de tu edad son los yogures y los huevos.

En el caso de los yogures el principal motivo es su contenido en calcio, ya que tu masa ósea aún se está desarrollando. En la década de los 20 años la ingesta recomendada de calcio es de 1.000 mg al día, y un yogur de unos 200 gramos te aporta el 42% de esta cantidad. Además, consume también otros productos lácteos y otros alimentos con calcio, como salmón, tofu o col rizada.

Por otro lado, los médicos recomiendan comer huevos a las personas que todavía no han cumplido los 30 porque la yema tiene un alto contenido de vitamina D, que ayuda a que el calcio sea absorbido en el intestino. El pez espada, las sardinas y el atún en conserva también son ricos en vitamina D.

Qué comer a los 30 años

Pipas
Herbolario Allium/Flickr

Si ya has cumplido los 30, los expertos te recomiendan comer pipas de girasol y espárragos. La primera de las sugerencias tiene el objetivo de prevenir el daño en las articulaciones que más adelante puede derivar en artritis. Las pipas de girasol son ricas en ácidos grasos omega 3 que ayudan a lubricar las articulaciones y reducir la inflamación. Además, otras fuentes de estos nutrientes son el salmón, la caballa, las anchoas, las semillas de chía y las de lino.

Por otra parte, a los 30 años es recomendable comer espárragos por su alto contenido en folato, una forma de vitamina B que se encuentra de manera natural en los alimentos, que es el nutriente más importante para las mujeres que se quieren quedar embarazadas. Cuatro espárragos cocidos tienen un 22% del folato que necesita tu cuerpo al día, aunque las embarazadas necesitan mayor cantidad.

Qué comer a los 40 años

Pollo a la parrilla
Pixabay

Los médicos recomiendan lentejas y pechuga de pollo a la parrilla a las personas que ya han cumplido los 40. La primera recomendación se debe a que a partir de esta edad el metabolismo se vuelve más lento y resulta cada vez más difícil deshacerse de la grasa. Una taza de lentejas aporta 15 gramos de fibra, que ayuda a estar más saciado y adelgazar. También puedes comer frutas, como manzanas y peras, pasta integral, palomitas de maíz o verduras como brócoli y guisantes.

¿Y por qué es bueno comer pechuga de pollo a la parrilla a partir de los 40? La respuesta es porque te ayuda a mantener los niveles adecuados de azúcar en sangre. La proteína magra ayuda a limitar las fluctuaciones de la glucosa, así como a contrarrestar los cambios en la composición corporal que se producen con la menopausia. También puedes comer carne picada de ternera o cortes de carne de cerdo magra.

Qué comer a los 50 años

Salmón
Pixabay

Si estás en la década de los 50 años, lo que tienes que comer es queso Cottage y salmón. El primero te ayudará a mantener tu densidad ósea, ya que a partir de los 50 necesitarás 200 mg adicionales de calcio al día. También puedes recurrir a los productos lácteos y otros alimentos con alto contenido en calcio.

En segundo lugar, después de los 55 se incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca en las mujeres debido a que descienden los niveles de estrógenos, y para contrarrestar esto es bueno comer ácidos grasos omega 3 que aporta el salmón. Además, también son fuentes de grasas saludables el aceite de oliva, las nueces o las semillas.

Qué comer a los 60 años

Langostinos

¿Tienes 60 años o más? En tu caso los expertos recomiendan comer marisco por su alto contenido en vitamina B12. A partir de los 60 años empezamos a perder ácido estomacal, y la vitamina B12 lo necesita para su absorción, de manera que tendrás que incrementar su consumo en la dieta para obtener la cantidad diaria que necesita tu organismo. Esta vitamina es muy importante porque ayuda a reducir los niveles de un aminoácido relacionado con la demencia.