No hay que tener un máster en Cálculos de la universidad de Harvard para darse cuenta de la baja significativa  de los intérpretes urbanos del país, lo que está motivando la desesperación de muchos que han vuelto al desfasado recurso  de “echar vainas” con manillas dinero.

Pero no solo es el “vaineo” en las redes sociales con una supuesta bonanza económica, también están retornando a los temas vulgares como un medio para retomar espacios perdidos. Eso creen ellos.

Y mientras vuelven a las “tiraderas” los urbanos puertorriqueños y  colombianos les están comiendo los caramelos en el mercado internacional, centrados en ofertas que los mantienen en los primeros lugares de estelaridad.

Los del patio, soñando con la gloria.

Que opinas?

Comentarios