Puerto Príncipe. Haití. EFE. El Gobierno de Haití suspendió hoy “hasta nuevo aviso” el incremento en el precio de los combustibles tras dos días de violentas protestas que causaron al menos tres muertes, decenas de heridos, saqueos y la quema de vehículos en la capital y otras partes del país.

Horas después de comparecer en televisión para llamar a la calma y al restablecimiento del orden, el primer ministro haitiano, Jack Guy Lafontant, dio marcha atrás al previsto aumento en los carburantes a través de su cuenta de Twitter.

“El Gobierno anuncia la suspensión de la medida de ajuste del precio del petróleo hasta nuevo aviso”, dijo el jefe del Gabinete, al afirmar que la “violencia y la democracia son fundamentalmente incompatibles”.

Lafontant, además, volvió a condenar “enérgicamente” los actos de “violencia y vandalismo” perpetrados tras el anuncio del ajuste de precios de los productos derivados del petróleo.

La decisión del primer ministro, sin embargo, no apaciguó las protestas en las calles haitianas, puesto que en zonas de la capital como Delmas, Lalue, Nazon, Champs-de-Mars, Canapé-vert y Carrefour, las barricadas continuaban ardiendo y se escuchaban detonaciones de armas automáticas.

Al menos tres personas han muerto desde el inicio este viernes de las protestas, incluyendo un guardaespaldas de un dirigente político de oposición que fue linchado cuando intentó evadir un bloqueo callejero en el centro de Puerto Príncipe.

Las autoridades haitianas fueron sorprendidas por el estallido de este viernes, que hoy continuó con dureza con la quema de vehículos, comercios, el cierre del aeropuerto capitalino Toussaint Louverture y el colapso total del transporte público.

Medios de comunicación locales se han visto imposibilitados de trasladarse a ofrecer una mayor cobertura de los acontecimientos, cuyo liderazgo no ha sido reclamado por movimiento político o social alguno.

En el sector de Petionville, al sureste de la capital, se produjeron ataques a hoteles y varios vehículos fueron apedreados.

Desde este viernes la televisión haitiana ha mostrado a decenas de personas saltar barricadas y evadir otros obstáculos para desplazarse hacia lugares más seguros, mientras otros optaron por permanecer en sus lugares de trabajo ante el temor de sufrir agresiones.

Las protestas comenzaron ayer, después de que las autoridades dispusieran aumentos de un 49 % en el precio de la gasolina; de un 40 % en el gasóleo (diesel) y de más de un 50 % en el queroseno, este último muy utilizado para alumbrar las casas haitianas de amplios sectores de escaso poder adquisitivo.

Medios de comunicación afirmaron que el presidente haitiano, Jovenel Moise, hablará al país en las próximas horas, tras regresar a Haití procedente de Jamaica, donde se celebró la cumbre de la Comunidad del Caribe (Caricom).

El incremento en el precio de los carburantes es una de las medidas tomadas por el Gobierno haitiano como parte de un programa de ajustes firmado en febrero pasado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el propósito, entre otros puntos, de reducir el déficit presupuestario del Gobierno.

El primer ministro Lafontant exhortó a “no destruir el país”, y aseguró que su Administración ejecuta su plan “con el corazón” para trabajar con los pocos recursos disponibles.

“Te pido que no destruyas la propiedad de las personas”, dijo a los ciudadanos el alto cargo, quien afirmó que los precios de los combustibles son “más caros” en la fronteriza República Dominicana, donde viven centenares de miles de haitianos.

Que opinas?

Comentarios