El rey Felipe VI pronuncia su discurso sobre la situación en Catalunya, el 3 de octubre del 2017.

Barcelona. El Parlament de Catalunya ha aprobado una propuesta de resolución por la cual “rechaza y condena el posicionamiento del Rey Felipe VI y su intervención en el conflicto catalán, así como su justificación de la violencia por parte de los cuerpos policiales el 1 de octubre” y “reafirma el compromiso con los valores republicanos y apuesta por la abolición de una institución caduca y antidemocrática como la monarquía”.

El texto, presentado por Catalunya en Comú Podem, ha tirado adelante con los votos de los grupos del Govern -Junts per Catalunya y ERC-, la abstención de la CUP, y el rechazo de Ciutadans, PSC y PPC.

Toque de atención a la CCMA

Esta es una de las conclusiones más llamativas de las votaciones finales del debate sobre la convivencia, propiciado por Ciutadans en el Parlament. Un debate en el que los dos grupos del Govern, JxCat y ERC, han podido tirar adelante sus propias resoluciones, salvo una, en las que de nuevo se lanzan compromisos en política social.

Sin embargo, el Govern también ha quedado en minoría en algunas votaciones, como la del PSC en la que se reclama aprobar un nuevo contrato programa de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, renovar los miembros del consejo de gobierno de los medios públicos de Catalunya y hacer posible que la audiencia de estos medios no sea “mayoritariamente de votantes de partidos independentistas” sino que sean medios de referencia “del conjunto de ciudadanos y ciudadanas con independencia de su opción política”.

Sobre los medios públicos, JxCat y ERC también han aprobado, por unanimidad una resolución en defensa de “promover activamente el respeto y la garantía de seguridad para todos los profesionales de los medios de comunicación públicos a la hora de desarrollar su trabajo en un entorno libre de violencia, de amenazas y coacciones”.

Núria de Gispert, reprobada

También destaca como el pleno, con los votos decisivos de los ‘comuns’, ha aprobado reprobar a la ‘exconsellera’ y expresidenta del Parlament, la democristiana Núria de Gispert, por sus manifestaciones en Twitter pidiendo a la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, que se marche de Catalunya.

Han votado a favor de la reprobación Ciutadans, el PSC y el PPC. Los grupos del Govern lo han rechazado y la CUP se ha abstenido al respecto. Ha sido el único texto que Ciutadans ha podido tirar adelante en la Cámara, junto a otro sobre políticas sociales.

Ciutadans también ha contado con el apoyo del resto de la oposición, salvo la abstención de la CUP, para tirar adelante una propuesta que incluye actualizar la cartera de servicios en materia de dependencia, desplegar totalmente la ley del 2010 de derechos y oportunidades de la infancia, adaptar la normativa catalana a los principios internacionales sobre discapacidad, desplegar la ley contra la violencia machista y también el “despliegue total” de la ley de la Renta Garantizada de Ciudadanía.

Políticas sociales

La oposición también ha forzado al Govern a tirar adelante medidas sociales, tal como sucedió en las votaciones del pasado martes del debate de política general. Por ejemplo, el PPC ha tirado adelante una resolución, con el voto en contra de JxCat y ERC y el voto a favor de los Comuns, para mejorar la atención y la agilidad de la prestación por dependencia así como garantizar que las becas comedor lleguen a todos los menores y unificar en una sola vía el acceso a los servicios sociales.

JxCat y ERC han tirado adelante sus resoluciones, prometiendo, de forma genérica “los recursos necesarios para mejorar la atención a las personas solicitantes” de la Renta Garantizada de Ciudadanía.

También se dirigen al Estado para exigirle la recuperación del 15% del recorte producido en el 2013 en la financiación mínima de la prestación por Dependencia.

En materia de Salud, antes de finalizar el primer semetres del 2019 -no antes- el Govern se compromete a llevar a cabo un proceso de revisión del tiempo de referencia en determinados procesos quirúrgicos y visitas a especialistas.

Contra la extrema derecha, abstención del PP y Cs

Por otra parte, cabe destacar como el PP y Ciudadanos se han abstenido en una resolución de Esquerra en la que se condena el franquismo y la extrema derecha. Un texto que el resto de grupos sí han avalado.

El texto constata la “pervivencia de la ideología fascista”, muestra la preocupación por el creciente protagonismo de la extrema derecha en Catalunya, el Estado, Europa y el mundo. Y anima a los partidos a establecer “un cordón sanitario” contra la extrema derecha y eliminar de espacios públicos y monumentos la simbología fascista.

Fuente: elperiodico.com/Fidel Masreal

Que opinas?

Comentarios