Estados Unidos y República Dominicana se unen por el hip hop

Santo Domingo.

La embajadora de los Estados Unidos en el país ha dado cátedras de lo que es ser una buena bailadora.

Su excelencia Robin Bernstein no será discípula de Isadora Duncan, pero la pasión con que asume un buen merengue, o una aguardientosa bachata, motiva a seguir sus pasos hasta al más inmutable de los mortales.

Por estos días la diplomática está “en sus aguas” con la presencia de miembros de Next Level Academy, como parte de un intercambio cultural.

El pasado lunes, mientras los bailarines ejecutaban una “street dancers” en el club Mauricio Báez, Berstein los sorprendía por la pericia mostrada al seguir sus pasos.

Su presencia en esa organización deportiva se debía a que un total de 66 jóvenes del país reciben, desde ese día, entrenamiento en diversos elementos del hip hop como la danza, DJ, MC y Graffiti, a través del programa Next Level que auspicia la Embajada de los Estados Unidos.

La iniciativa que busca desarrollar entrenamientos en varios elementos del movimiento, gracias a este programa que cuenta con la colaboración del Centro Cultural Mauricio Báez, Puntos Culturales de la Dirección General de Proyectos Especiales de la Presidencia (DIGEPEP); el Instituto Técnico Superior Comunitario en San Luis, Instituto Politécnico Loyola, en San Cristóbal; el Liceo Eugenio María de Hostos, en Boca Chica y el Proyecto Acción Social Boca Chica Activa.

Cuatro artistas del hip hop son los responsables de desarrollar entrenamientos en varios elementos del movimiento, enfocándose en promover el intercambio de conocimiento, valores, perspectivas y el respeto mutuo.

La embajadora Bernstein destacó la puesta en marcha del programa. “Estoy muy contenta de darles la bienvenida a la República Dominicana a educadores y artistas estadounidenses para que compartan su talento y experiencia en la danza hip-hop, composición de canciones, pintura y la mezcla de sonidos (DJ)”, resaltó.

Además de las muestras de ser una gran bailadora, la embajadora Robin Bernstein recibió orientaciones sobre el buen uso de los platos.

Dijo que la música y el arte son universales, trascienden rápidamente las fronteras y unen a audiencias diversas.

“Es asombroso ver todos los aspectos del hip-hop estadounidense floreciendo en Santo Domingo, y viceversa, sintiendo el ritmo del merengue dominicano y la bachata en los estudios de danza y salones de baile en ciudades estadounidenses”.

Durante las clases que se imparten diariamente se hace énfasis en el desarrollo de técnicas musicales y gestión de negocios, además de promover estrategias para la prevención de conflictos.

El programa finalizará el viernes 22 de marzo con una presentación gratuita, a las 7:30 de la noche, en el Centro Cultural Mauricio Báez, en la que los jóvenes participantes y los artistas invitados compartirán escenario.

Intercambio cultural

En el Centro Cultural Mauricio Báez los bailarines tendrán encuentros con jóvenes estudiantes en coordinación con el Instituto Cultural Dominico Americano, también impartirán una clase magistral gratuita con bailarines avanzados de hip hop, en coordinación con The Royalty Dance Place.

Harán una intervención junto a muralistas locales en el Club de los Cachorros en Cristo Rey y realizarán un encuentro con Enerolisa y su grupo salve, David Almengod y César Trinidad, con el propósito de conocer los ritmos, sonidos y bailes de la República Dominicana.

Que opinas?

Comentarios