SANTIAGO RODRIGUEZ. El acordeonista Querube Ortiz fue apresado ayer junto a su guardaespaldas Rafael Izquierdo Salcedo “Bulula”, acusados de supuestamente maltratar y golpear a Ana Iris Pérez Espinal, esposa del artista.

Pérez Espinal, de 39 años, se encuentra ingresada en un centro médico de Sabaneta, en esta ciudad, tras supuestamente permanecer raptada durante cinco días por su esposo, por lo que la Procuraduría Fiscal de aquí ha iniciado una investigación en contra de Ortiz y otras personas apresadas.

Según el reporte policial, la mujer presentó una crisis hipertensiva tipo urgencia, deshidratación moderada severa, trauma de tórax posterior, traumatismo múltiple con hematoma, en la tibia derecha, luego de un diagnóstico realizado por del médico legista Elvis Lamí.

En el allanamiento fue realizado a las 7:00 de la noche en la residencia No. 12, ubicada en la calle Gaspar Polanco, del sector León Jimenes, de esta ciudad, por la Fiscalía, miembros de la Dirección Central de Investigación Dicrim, del Ministerio Publico y efectivos de la Dirección Regional Noroeste.

Al momento del hecho Pérez Espinal no portada documentos y manifestó que se encontraba en dicha residencia desde hace cinco días, raptada por su esposo el señor Faustino de Jesús Ortiz Gil, conocido como Querube Ortiz.

La orden de allanamiento No. 105/2019 fue emitida por la Jueza de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Judicial de Santiago Rodríguez, licenciada Wanda Vargas. En el lugar también fue ocupada una porción de un polvo blanco, presumiblemente cocaína, envuelto en un material plástico de color verde, dos teléfonos celulares marca LG, color negro y una yipeta marca Honda, modelo CRV, de color blanca, placa No. G443321.

En el hecho también estarían involucrados los mencionados “Capacho” y “La Aguja”, ambos prófugos de la Justicia.

Se recuerda que desde finales de los años 90 y hasta principios de 2000, Ortiz cumplió una condena por su presunta vinculación con el asesinato de una antigua esposa.

Cabe resaltar que en el 2013 el acordeonista Querube Ortiz aseguraba que vivía la etapa más especial de su vida, después de conocer “el verdadero amor” con Ana Iris, la mujer con quien el conocido merenguero típico había ha decidido vivir “todos los días de su existencia”.

“Estoy felizmente casado y muy enamorado de mi esposa, es una relación madura de casi 5 años y cada día estoy más orgulloso de haber unido mi vida con la de ella, gracias a Dios que me ha bendecido con una mujer ejemplar, para ella todo mi respeto, amor y ternura” expresó Ortiz quien aseguraba que era la primera vez que se había enamorado y por eso no ocultaba su alegría de compartir su vida con su adorada esposa Ana Iris.

En ese año Querube Ortiz y su pareja planifican su regreso a República Dominicana y escogieron a su natal Santiago Rodríguez para construir su “nido de amor” y formar una familia cerca de las raíces del artista.

No fue hasta el 2014, luego de cinco años de ausencia de los escenarios dominicanos, Ortiz debutó junto a su agrupación típica integrada entonces por ex músicos de su banda y otros que se incorporaron al nuevo proyecto, pero poco duró el grupo que se desmoronó a los tres meses, ene l 2015 por el abandono del artista para cumplir con supuestos requerimientos que tiene con la Corte en los Estados Unidos.

Las razones, según personas vinculadas al artista, fueron supuestamente por asuntos económicos e incumplimiento de contrato. En ese momento sostuvo una reunión con Nao Peña, su road manager y con todos los músicos que integraban su banda, a quienes les motivó continuar trabajando en un gira por varios estados norteamericanos o hacer “tienda aparte”, ya que por diversos motivos debía regresar a New York donde aparentemente ya estaría conformando su nuevo grupo. Es entonces cuando surge el grupo Rikardones.

La trayectoria de Querube Ortiz parece estar signada por los conflictos. El artista encabezó uno de los momentos más importantes para el merengue típico de donde surgieron otros importantes grupos. Actualmente estaba manejado por Nelson Tinaja.

Fuente: El Nacional/SUSANA VERAS.

Que opinas?

Comentarios