Washington. EFE. Cuando los pájaros machos escuchan el canto de un rival defienden agresivamente su territorio, propensión que ha ayudado a los científicos a determinar que, en la Amazonia, la evolución de nuevas especies de aves toma unos 3 millones de años, según un estudio que publica este martes la revista Public Library of Sciences (PLOS).

Un equipo de investigadores encabezado por Jason Weir, de la Universidad de Toronto (Canadá), y por Trevor Price, de la de Chicago, concluyó asimismo que la evolución de la discriminación de los cantos de las aves es más lenta en la Amazonia que en las regiones templadas de América del Norte.

Los científicos, trabajando en Perú y Brasil, aprovecharon para su investigación el hecho de que una función principal del canto de los pájaros es demarcar los territorios. Cuando los machos escuchan el canto de otro de su misma especie responden de manera agresiva contra lo que consideran un intruso.

El equipo de Weir y Price grabó los cantos de las aves en una región y luego difundió esas grabaciones con parlantes colocados en una región distante en la que habitan pájaros de poblaciones emparentadas.

En el caso de muchos de los 51 pares de poblaciones que Weir estudió en la Amazonia los machos respondieron agresivamente al escuchar los cantos de poblaciones distantes, lo cual indica que continuaban percibiéndolos como señal de la presencia de aves de la misma especie.

En algunos casos los pájaros machos irritados por la intrusión se acercaron a los parlantes a picotearlos.

Weir y Price aplicaron luego las diferencias en la secuencia de ácido desoxirribonucleico (ADN) para calcular cuánto tiempo esas poblaciones han estado separadas, y concluyeron que toma unos 3 millones de años de separación para que los niveles de agresión disminuyan a la mitad de la respuesta a los ejemplares de la misma especie.

Para sus comparaciones los investigadores grabaron y reprodujeron cantos de 109 pares de especies de aves relacionadas genéticamente en Loreto (Perú); Pará y Mato Grosso (Brasil); Columbia, Ontario y Québec (Canadá) Indiana, California, Oregón y Washington (EE.UU.).

El mismo tipo de experimento con 58 pares de poblaciones de aves en América del Norte indicó que el tiempo de pérdida de la agresión es más breve, con alrededor de medio milón de años.

Los científicos explicaron que un factor que, al parecer, mantiene las respuestas agresivas por mucho más tiempo en la Amazonia es que, a diferencia de los hábitat templados en América del Norte, muchas de las especies amazónicas defienden sus territorios todo el año incluso contra especies diferentes.

La evolución de especies en los trópicos aparentemente ha ocurrido en períodos muy largos durante los cuales las tasas lentas de especificación se han combinado con tasas aún más lentas de extinción, lo cual las hace un conjunto especialmente importante de biodiversidad, según PLOS.

Que opinas?

Comentarios