Sea testigo de las noticias

Aboga por plan de emergencia para clase artística

0

El delegado dominicano ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), embajador José Antonio Rodriguez, aboga porque se realice un Plan de Emergencia para la cultura, tal cual se ha hecho con otros sectores del país, ante la crisis mundial causada por la pandemia de la covid-19.

En conversación con Que Pasa, Rodríguez dijo que ante su participación en la Asamblea de Patrimonio de la Unesco, que se lleva a cabo desde el pasado martes y concluye hoy, y como delegado de la entidad ante el país, aprovechó el tema para poner en evidencia que el sector de la cultura ha sido el más golpeado y el primer afectado por la pandemia, y que hasta el día de hoy, si bien hay protocolo para las iglesias, no así para la clase artística.

Pide que se hagan propuestas que ayuden a este sector a salir de la crisis en la que se encuentra.

Rodríguez detacó que su participación en esta asamblea fue un apoyo para buscar un protocolo, por parte de la referida entidad, para la posibilidad de trabajo para los artistas dominicanos.

“Como ya no soy embajador, sino un delegado, no puedo proponer un plan en especifico, pero sí pedir que se busquen soluciones y que se realicen acciones para los artistas”.

Durante su intervención explicó que se quitaba el traje de diplomático para ponerse el de artista al plantear que se busquen soluciones para “el sector artístico que fue el primero en ponerle mascarilla, y junto a ella le cerramos las puertas a los lugares donde la cultura tiene su forma y sus fondos”.

Rodríguez señaló que “hemos aplaudido las formas creativas que han sacado a relucir nuestros hacedores de arte, nuestro cuidadores de almas.

Hemos dado likes a estas desesperadas formas de mostrar el arte que nunca se ha detenido y que dentro del aislamiento se han multiplicado. Le hemos dado ‘replay’ a estas actividades que solo encuentran estas formas nuevas de aplaudir el valor de una obra artística”.

Siguió su exposición pidiéndole a la Unesco que reaccione con algo más que poner en evidencia las necesidades del sector cultura.

“Y yo me pregunto ¿Acaso no somos nosotros la Unesco? ¿No somos nosotros los que en lugar de hacer visible sus necesidades deberíamos proponer soluciones que vayan acorde a esta situación mundial? ¿ Acaso no forma parte de la salvaguarda las acciones de nuestros artistas?”, cuestionó el también gestor cultural.

Indicó que la pandemia brinda una enorme oportunidad para mostrar “nuestra utilidad. No pidamos más a la Unesco que es lo mismo que hablar con el espejo. Nosotros somos la Unesco. Traigamos acciones y nuevas propuestas para la salvaguarda de los artistas”.

Pidió no olvidar que los artistas son los que crean los espacios y las expresiones que sirven para ampliar la lista de patrimonios.

“La palabra emergencia se amplió hasta llegar a los gestores de artes, ya no es tan solo el desastre focalizado el que está en peligro, está en peligro la condición para que nuestros artistas puedan seguir mostrando su valor y por consiguiente el nuestro.

Porque sin ellos, sin su trabajo permanente, nuestro trabajo terminará con el aplauso que le hemos negado por falta de espacios y medidas selectivas que evitan el uso de sus lugares de trabajo: los escenarios”.

Concluyó recordando que los artistas esperan por la Unesco y una oportuna posición que permita protocolos de trabajo.

Lidia Mora/El Nacional

También podría gustarte