Sea testigo de las noticias

Barco limpiaría Ozama se deteriora en astillero Sans Soucí

Santo Domingo. República Dominicana sigue siendo El País de las Maravillas por los hechos inverosímiles que a diario se suceden en un país donde se ha hecho costumbre destruir el patrimonio nacional sin consecuencias ejemplarizadoras.

El famoso barco “Interceptor 004”, construido con el objetivo de evitar que los residuos plásticos sigan llegando a los mares y que se anunció con bombos y platillos en tiempos de campaña electoral sería utilizado para la limpieza del río Ozama, está totalmente abandonado.

La embarcación donada por la fundación holandesa “The Ocean Cleanup (OCU)”, desde hace unos seis meses se encuentra anclada en la Base Naval 27 de Febrero, de la Armada de la República Dominicana, en Sans Soucí, Santo Domingo Este.

Gracias al acuerdo firmado entre el Ministerio de la Presidencia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la OCU, y a la intervención de la embajada del Reino de los Países Bajos, llegó al país el Interceptor.

El periódico El Nacional publica el triste destino de este modelo de barco autónomo que funciona con energía solar, y puede recolectar hasta 120,000 libras de residuos cada día.

El fotoperiodista Jorge González destaca que para empezar a operar se tenía previsto la construcción de un muelle, en donde se extraerían los desechos plásticos, así como los puntos de anclaje donde operará el barco, que se ubicaría en el cauce del río Ozama con una barrera flotante que concentre y dirija todos los residuos hacia el sistema de drenaje del dispositivo.

“Este aparato está provisto de una cinta que transporta los residuos hacia su interior y los deposita en uno de sus seis contenedores. Desde que estén llenos estos depósitos, la nave emite una señal de alerta y la basura es llevada a la orilla con la ayuda de una barcaza”, destaca González.

Plásticos y basura acumuladas a orilla del río Ozama amenazan la vida de la principal afluente de la capital.
jorge gonzalez

En un recorrido realizado por el verspertirno se pudo observar que en toda la rivera de Ozama que comprende el Nuevo Domingo Sabio (Guachupita, los Guandules y la Ciénaga) se siguen formando vertederos de basura principalmente producida por los habitantes de la zona, bajo el pretexto de que los camines recolectores no pasan por ahí.

No es diferente en la parte oriental del mismo río, ya que en la localidad denominada el Dique que pertenece al barrio Las Enfermeras en Santo Domingo Este la situación es muy similar y deprimente.

Estos desechos aunque tienen un alto porcentaje de plástico su composición es muy variada ya que hay muchos residuos del día a día de una familia pobre promedio. Latas de metal, bolsas y utensilios plásticos, ropas, restos de comidas, pañales desechables, gomas viejas, animales muertos, entre otros desperdicios.

Después del Ozama recibir los desechos, que llegan de casi todas las superficies terrestres de los sectores por donde pasa, a través de cañadas y alcantarillas, lo transporta a lo largo de grandes distancias, a las playas.

Por esta razón los ríos constituyen uno de los principales campos de batalla en la lucha contra la contaminación del mar, si se limpian los rio, se limpian las playas.

Un gran porcentaje de la basura que arrastran las corrientes de los ríos Ozama, Isabela, es plástico, mayormente botellas, bolsas, galones, utensilios y foam (platos, vasos y cubertería) que terminan en el mar. Otro porcentaje de los desechos sólidos se degradan en el agua contaminándola o finalizan su recorrido en las riberas.

También podría gustarte