El velatorio del maestro de la cinematografía dominicana, Claudio Chea, serán efectuados  el sábado próximo a partir de las 12 del mediodía en Capillas La Paz de Funeraria Blandino en la Avenida Abraham Lincoln, cuando sus colegas y personas que le respetaron y admiraron en su labor como director de cine y de fotografía, le rendirán el último tributo.

Fuentes del cine dominicano cercanas a la familia, indican que el velatorio fue dispuesto en esa fecha para permitir la llegada de familiares que residen en Estados Unidos.

El fallecimiento de Chea sorprendió e impactó los medios del cine profesional dominicano tanto por la obra fílmica de este artista como por la actitud de apoyo y desprendimiento que desarrolló a lo largo de su trayectoria para con otros cineastas que necesitaron apoyarse en sus recursos técnicos y humanos.

A través de las redes sociales se han dado a conocer testimonios de acciones de desprendimiento profesional de Chea respecto de sus colegas, incluyendo algunos que apenas comenzaban sus carreras, a los que prestó sus servicios generosa y solidariamente, a los que facilitó equipos para proyectos de cine.

Un hombre bueno

La expresión más frecuente, cuando se cita su nombre, además de ser considerado como el mejor de nuestros directores de fotografía, es “Un hombre bueno”.

Independientemente de su calidad y su marca profesional, Chea desarrolló una actitud de apoyo estimulante a sus colegas.

En las redes sociales, han circulado informaciones sobre actitudes de solidaridad de Chea para con sus colegas, lo que es conocido por quienes se beneficiaron de ese buen accionar de Chea, pero que no se da a conocer a menos que no sea en una circunstancia tan dolorosa como ésta.

Su inclinación por el cine, en 1969 le hizo inscribirse en un curso técnico en el New York Institute of Photography, del cual se graduó con notas sobresalientes, iniciando su carrera con cortos independientes, con énfasis en el género documental.