Corren tiempos…

“Corren tiempos difíciles y las personas cada vez somos más frágiles,
tenemos sangre y eso nos hace sensibles,
ese es el arma que utilizan para sus crímenes,
«persígueles» les dicen y no «diles la verdad»
van comiendo terreno y se comen tu dignidad,
siempre hay momento para escribir, siempre hay un momento para una nueva canción”, así reza un estribillo de la canción “Corren tiempos difíciles”, de la banda española Green Valley.

Y ciertamente corren tiempos, pero muy difíciles, donde el individualismo hace que se pierda la grandeza de lo simple.

Donde la prisa se traga el tiempo de un bocado y se lleva la pausa de lo cotidiano, de extender una mano, de una palabra de aliento, de un abrazo, de una expresión de afecto.
Corren tiempos donde la vorágine no tiene preferidos, todo lo arropa, lo sacude, lo aplasta, lo minimiza, lo mata.

Tiempos donde la maldad sustituye a la amistad, donde no hay freno para hacer una parada y saber cuándo se malogran afectos.

Corren tiempos, pero muy desenfrenados, donde lo prioritario es tener por encima de ser.
Tiempos malsanos, donde la maldad se vende como una virtud y la traición es un adorno de los que se creen por encima del bien y del mal.

Corren tiempos… tiempos aciagos, azarosos, en los cuales solo sobrevivimos los que sabemos que no hay mejor virtud que soltar, dejar, y perdonar.

También podría gustarte