Santo Domingo. El cantante Rubby Pérez es conocido en el ambiente artístico por sus excelentes condiciones vocales y, en lo personal, por rechazar los rodeos a la hora de defender sus posiciones. En palabras más llanas, es de los que llama al pan, pan y al vino, vino.

Entrevistado en el programa Testigo Radio, que se transmite los sábados, a las 10:00 de la mañana, por Dominicana FM 98.9, el merenguero recordó algunas anécdotas como cantante de la orquesta de Wilfrido Vargas, entre éstas su primera gira internacional que lo llevaría a Colombia donde encontraría su pasaporte al éxito.

Cuenta que su primer viaje con la orquesta fue a Barranquilla, Colombia, y de camino a una de las ferias donde tocarían el primer concierto, el tema de los carnavales era El africano, un vallenato de Calixto Ochoa que sonaba por todas partes.

“Wilfrido nos dice: ‘¡Oigan qué tema!’. Yo me pongo a escucharlo, pero no hablaba porque era mi primer viaje, no conocía a ese monstruo que era Wilfrido, y estaba asustado, entonces me dijo: ‘Rubby apréndete eso que lo vamos a hacer ahorita en el baile’”.

Wilfrido Vargas

En el camino el cantante se fue aprendiendo las letras y cuando llegaron a la tarima, para sorpresa del Rubby, el primer tema que marcó Wilfrido fue El africano.
“Yo no sabía qué hacer, pero empecé a cantarlo. Al día siguiente Wilfrido me despertó como a las 10:00 de la mañana para decirme que me esperaba en el estudio y cuando llegué ya tenía todo grabado”, recuerda.

Dese el primer día que la versión en merengue de El africano salió a la radio se convirtió en el éxito internacional más importante en la carrera de Wilfrido Vargas, quien tenía como regla que en su orquesta un cantante no podía grabar dos éxitos.

“Wilfrido siempre fue un visionario, siempre se iba delante de las cosas, pero se negaba a que un mismo vocalista lograra dos éxitos. El pensaba ‘si le grabo dos temas y los pega, este se me va del grupo’. ¿Cómo tú crees que me podían dar otro tema? Eso era imposible”, dice.

A principios de diciembre de 1985 Isabel Rodríguez, esposa de Bienvenido Rodríguez, presidente de Karen Records, la disquera a la que pertenecía Wilfrido, trajo desde España un tema interpretado por Chiquetete titulado Volveré.

Recién llegada de Colombia la agrupación se presentó en El Show del Mediodía, donde se estrenaba El africano en televisión nacional y desde el programa siguieron rumbo a los estudios Emca, en la avenida Los Próceres.

En el entendido de que no le tocaría grabar ese día, a las 7:00 de la noche, cansado del viaje y de un arduo día de trabajo, Rubby interrumpió una sesión de voces que Wilfrido organizaba con otro de los cantantes.

“Le dije ‘caballo, si ustedes no me van a usar ahora, déjeme ir a mi casa, porque estoy aquí desde las 6:00 de la mañana’, pero a los genios tú no los puedes interrumpir cuando están ‘pariendo’. Cometí la gran indiscreción de ir a hablar con Wilfrido en el momento menos indicado, hoy en día lo reconozco”, razona el artista.

En ese momento el genio se volteó, miró fijamente al cantante y le respondió: ‘¡Está bien Rubby, si tú quieres vete, y no vuelvas más!’. El cantante todavía no entendía lo que el maestro le estaba diciendo, hasta que se lo ratificó con la misma expresión.

Con 50 dólares en los bolsillos, sin trabajo, y cuatro hijos pequeños que mantener Rubby Pérez se fue a su residencia en Villa Mella, por la que la oficina de Wilfrido pagaba 35 pesos mensuales.

“Acostado en mi cama, sin poder dormir, pensaba en mis cuatro hijos. Mi esposa me decía ‘tranquilízate que Dios va a buscar una puerta’. Yo pensaba ‘no puedo coger para donde Johnny Ventura, porque no es lo mismo, soy un cantante que vocea demasiado, no encajo ahí, bueno a lo mejor cantando los temas que eran de Fausto Rey”, cuenta y ríe.

Como a las 3:00 de la madrugada sonó el timbre del teléfono y del otro lado una voz le preguntó: ‘¿Qué estás haciendo mi hijo?’. Era Bienvenido Rodríguez, a quien Rubby respondió: ¡Y qué voy a hacer Bienvenido, me botaron del grupo!

La respuesta del disquero fue que no hiciera caso, y quedó en pasarlo a recoger para llevarlo a Emca donde lo esperaba July Ruiz con un tema que cambiaría su vida para siempre.

“Al llegar al estudio July me puso una muestra que había grabado Charlie Espinal, guitarrista del grupo y otra que había hecho Eddy Herrera. Luego me puso el tema original, Volveré, de Chiquetete. El tema era para Jorge Gómez, pero él se negó a grabarlo, porque su condición de cristiano no le permitía interpretar una canción que le cantaba a una prostituta”, revela Rubby.

“Nadie puede cantar ese tema, o lo canta Jorge Gómez, o en su defecto, el único en este país que puede cantar ese tema eres tú”, le aseguró Ruiz.

Rubby también lo rechazó, pero porque entendía que no lo podía hacer. Entonces July prendió las luces del estudio y allí estaba Ramón Orlando, arreglista del tema, quien lo cuestionó sobre su negativa. “Le dije que de la única manera que lo haría era si le bajaba un tono, porque estaba en Re Menor, pero Ramón insistía”.

Rubby puso como excusa que se acababa de levantar y no podía grabar por la ronquera, a lo que el maestro Ramón Orlando, seguro de las posibilidades del cantante, propuso grabar la parte más alta primero y la más suave de último. Cuando terminaron July Ruiz hizo una premezcla que entregó a Bienvenido, quien no perdió tiempo y esa misma mañana lo pautó en La Z 101.

Cuando Wilfrido se enteró de lo que Bienvenido Rodríguez había hecho, le dijo que ese tema no lo iba a incluir en su nuevo disco, bajo el alegado de que esa no era su línea, sino la de la Orquesta Internacional de Ramón Orlando.

“Recuerdo que nos íbamos para Colombia y llamé casi llorando a Bienvenido para informarle que Wilfrido me dijo que ese tema no iba. La reacción fue: ‘Tranquilo mi hijo que si él no quiere te hago la orquesta a ti y te haces millonario”.

No hubo que llegar a los extremos, a Wilfrido no lo convenció nadie, él se convenció solo cuando escuchó a Rubby cantando el tema. Le dijo a Germán Vásquez, director musical de la orquesta: “¡Es increíble! Esto no tiene madre, él está cantando en ese Re Menor que es para mujeres, o para Jorge”.

El tema salió a la radio el 19 de diciembre y tres días después era un éxito a nivel nacional y para el 25 del mismo mes era un suceso musical en Latinoamérica.

“Nos llegó la noticia de que en Brasil un candidato lo estaba utilizando para una campaña política. Me acuerdo que salimos para Colombia y Venezuela a cumplir compromisos. Antes de Volveré llegábamos normal al hotel, pero después de este éxito para nosotros poder entrar a ese hotel tuvo que intervenir la Guardia Nacional para abrirnos paso”, recuerda el artista que también, como solista, hoy ocupa uno de los principales lugares entre los grandes exponentes del merengue.

Author

Periodista, Locutor, RRPP, Productor radial. Vicepresidente Academia Dominicana de Periodistas de Arte y Espectáculos (Adopae). Ex Presidente Acroarte. Editor El Nacional. Miembro de la Academia Latina de la Grabación (Grammy Latino).