BERLÍN. AFP.  Cada son más las personas que no dudan en subirse a un avión para viajar a otro país a operarse o a hacerse exámenes médicos, alimentando un turismo médico en pleno auge, indicaron especialistas en el salón ITB de Berlín.

Por primera vez, este salón mundial del turismo, abierto hasta el domingo, dedica parte de sus pasillos a este sector turístico emergente, que representa ya varios miles de millones de dólares, y que debería aumentar un 25% al año durante la próxima década, según un reciente estudio de Visa y Oxford Economics.

«La demanda crece en parte debido al envejecimiento de la población, pero también por una creciente clase media en todo el mundo que se informa, a través de internet, de los tratamientos que hay para ellos en otros países», explica Julie Munro, presidente de la Medical Travel Quality Alliance (MTQUA), que establece una clasificación de los diez mejores hospitales para viajeros.

El turismo de salud está lejos de ser terreno privado de algunos países o de limitarse a ciudadanos de países ricos, llegando a países menos caros. Estados Unidos, Turquía, Tailandia, Singapur, pero también España y Alemania, son algunos de los países a donde se llega para escapar de las largas listas de espera y acceder a tratamientos no disponibles en sus países o demasiado costos.

«El turismo sanitario es mundial. En Alemania, muchos alemanes van, por ejemplo, a Polonia o Croacia para una asistencia dental menos cara, pero también hay muchos rusos y habitantes de la península arábiga que vienen a Alemania porque hay hospitales de calidad y atención que no tienen en sus países», detalla Thomas Bömkes, director de la agencia de marketing Diversity Tourism, socio del ITB.

Author

Periodista, Locutor, RRPP, Productor radial. Ex Presidente Acroarte. Editor El Nacional. Miembro de la Academia Latina de la Grabación (Grammy Latino).