La Romana. La gobernadora de esta provincia ordenó detener la construcción de un malecón que se levanta al lado de la playa Caleta, bajo el alegato de que no hay licitación para esa obra que tiene un costo de 75 millones de pesos, ni se sabe quién la construye.

Jacqueline Fernández dijo que no sabe quién construye la obra ni de dónde provienen los recursos, en razón de que el Ayuntamiento le ha negado informaciones y documentos que ha requerido.

La obra es edificada por la constructora Vildiza S.R.l, por un costo de 75 millones de pesos. La Gobernación dispuso que permanezca detenida hasta tanto el presidente Luis Abinader nombre los representantes de Obras Públicas, de Turismo y Medio Ambiente en esa provincia.

Al respecto, la funcionaria informo que, “en virtud de que estamos en un traspaso de mando y de gobierno, la gobernadora de La Romana, Jacqueline Fernández, pide suspender la obra que en la actualidad se está iniciando en la playa Caleta, puesto que para la misma hay que revisar una serie de documentaciones y verificar el estado de licitación como lo establece la ley 340-06, ya que la misma está valorada en un monto de 75 millones de pesos aproximado”.

La gobernadora establece que el director de turismo aún no se comunica con ella para tratar los temas que involucran dicha obra y es de carácter emergente paralizar todos los trabajos, hasta ser llevados a la debida revisión y siendo una obra tan costosa, verificar si ha sido llevada a concurso y su debido trámite de licitación.

“No vemos a bien que en la actualidad sea ético ni prudente establecer esta clase de compromisos sin antes consensuarlo con el Ministro de Turismo y Medio Ambiente, tampoco empezar proyectos sin haber tomado el mando las nuevas autoridades entrantes en la provincia”, añadió Fernández.

La paralización ha sido consensuada, avalada y respaldada por el Partido Revolucionario Moderno en La Romana y por ella como representante del gobierno actual en la provincia, dijo la funcionaria.

El cabildo

La Gobernación de La Romana alega que el Ayuntamiento se ha negado a ofrecer las informaciones solicitadas, por lo que no se sabe quién construye la obra, ni si se hizo una licitación pública, como manda la ley.

Fuente: El Nacional/Víctor Borromé

Author