Punta Cana. Justin Bieber echó por la borda la imagen de inalcanzable. Sus andanzas por las playas y discotecas de esta zona desde su llegada al país el pasado jueves, el acercamiento a su fanáticas, con quienes se hizo fotos y hasta bailó merengue, lo bajaron del Olimpo.

El sábado unas 10 mil almas se dieron cita en los terrenos del campo de golf de Hard Rock Hotel & Casino para acompañar a un Bieber más maduro en su nueva apuesta con la que acertadamente repasa Purpose, el álbum más serio de su carrera, pero con altas y bajas en cuanto a su entrega en el escenario.

Mark my words dio apertura a Purpose World Tour un espectáculo donde la tecnología, fuegos artificiales, coreografía y tres pantallas gigantes conjugan un montaje de alto nivel.

La superestrella canadiense tiene en sus manos la clave para poner a disfrutar a un público al que sumerge en una historia que va recalando en cada una de las canciones del álbum.

Where Are U Now le fue arrebatada por la masa humana, integrada principalmente por jovencitas subidas en sillas, niñas en hombros de sus padres, y un público adulto que también conocía al dedillo las letras de las canciones.

Vestido de franela blanca sin mangas, bermuda a cuadros blanco y negro, tenis y medias del mismo color, Bieber se paseó por el complejo escenario, masticó chiclets, bailó solo y en compañía de un cuerpo de 12 bailarines, aunque por momentos se notaba cierto desgano.

El “play back” lo traicionó en canciones que requieren más esfuerzo coreográfico, pero igual el público se disfrutó uno de los shows más esperados de esta temporada.

El artista que nació bajo la sombrilla del productor norteamericano Usher, caminaba de un lado a otro del escenario, sonreía y saluda a las fans ubicadas en el centro y alrededor del mismo en Get Used to It, I’ll Show You, The Feeling, Boyfriend, Cold Water y Love Yourself.

Y solo en el escenario, apenas con un perseguidor de luz, entregó una versión bien lograda de Fast Car, el éxito de la gran Tracy Chapman.

Luego de esta interpretación salió del escenario para regresar más enérgico, acompañado de su cuerpo de baile y una banda de sonido impecable que lo recibió con Been You, esta vez con chaqueta blanca.

Emocionado interpretó Children, una de sus canciones preferidas y al finalizar invitó al escenario a cinco “beliebers”, como se hacen llamar sus fans, para autografiarles tshirts y franelas. Una de ellas lo sorprendió al decirle que vino desde Japón para ver su nuevo show.

Cerca de las 10:30 de la noche regresó a sus inicios con Baby, una de las canciones más esperadas y en varias ocasiones solicitada por el público. “¿Recuerdan los días de Baby?”, preguntó provocando la histeria. “Aquí se la traje”.

De nuevo música y fuegos artificiales se combinaron para recibir el tema Purpose que da nombre al cuarto álbum de mayor venta en el 2015, con 3.1 millones de copias vendidas globalmente.

Sorry, el gran éxito de este disco, y un “dominicana los amo”, despidió de República Dominicana a este fenómeno de la música mundial.

Contraparte

Dj Luis Mena fue el encargado de abrir el concierto Purpose World Tour, con una acertada selección que el público se disfrutó. (José Antonio Aybar F./El Nacional).

Author

Periodista, Locutor, RRPP, Productor radial. Ex Presidente Acroarte. Editor El Nacional. Miembro de la Academia Latina de la Grabación (Grammy Latino).