Santo Domingo. José Enrique Pintor (Pinky) abre, con “Mañana no te olvides”, una nueva etapa en el cine dominicano, como director que a lo largo de una carrera que se destaca por la permanente innovación, y que le ha hecho responsable de varias vueltas de tuerca a la producción fílmica nacional.

La tierna historia supera en efectismo emocional al plantear con entereza el discrimen contra los envejecientes (que deberian ser llamados La Generación Consistente, como se estila en otros países) y los niños especiales, estableciendo su capacidad y talento si se les abre la puerta de la oportunidad.

Cuando dirigió su primer drama, La Cárcel de La Victoria (2004), -cuando no existía Ley Nacional de Cine- iniciaba el drama carcelario, con un elenco multinacional y talentos locales que posteriormente se desarrollarían; Sanky Panky (2007) logró el debut de un género que afirmaría su condición del más taquillero localmente: la comedia; con No hay más remedio (2014), experimentó con tres actores profesionales de tercera edad y en el tono del humor.

Ahora nos estremece el sentimiento hasta lo más interno, nos hace llorar, nos hace descubrir el potencial humano ante la limitación que imponen o el paso del tiempo o las condiciones neurológicas y de otros tipos, con “Mañana no te olvides”.

Tremendamente bien retratada por Elías Muñoz y cursando sobre guión de del guionista español, premiado en los Goya, Ángel de la Cruz (El Bosque Animado) y con música de Carlos Echenique, que crea una banda musical bastante intimista y provocadora de la emoción, pese a que en algunos momentos debió silenciarse y dejar que el murmullo de las olas y el sonido de las gaviotas, fueran el único sonido aceptable.

Las actuaciones protagonistas son la película: Freddy Ginebra que debuta para la gran pantalla y que mantiene en general, muy en alto la interpretación de Roberto, el anciano que apunta los inicios de la enfermedad de Alzhaimer y Guillermo Finke, que representa el Síndrome de Down, conforman una de las mejores parejas emotivas que haya tenido, pese a que Ginebra en un par de momentos es sólo Freddy Ginebra.

En las actuaciones de sustento, resaltan Carlota Carretero, auténtica y penetrante; Hensy Pichardo, con uno de los mejores antagónicos que hayamos visto en el cine facturado aquí. Amelia Brea Bermúdez, (Julieta) la joven de condiciones especiales quienes han demostrado sus dotes interpretativas durante los ensayos.

Donación total

Los ingresos a los productores de la película y sus distribuidores (Caribbean Cinemas) serán donados en su totalidad a la Fundación Yo también puedo, que trabaja con niños y jóvenes de condiciones especiales: Síndrome de Down, insuficiencia intelectual, parálisis cerebral, hidrocefalia y otras similares.

Estudios Quitasueño

100 mil pesos es la cantidad que ha donado en taquillas Estudios Quitasueño serán aportados a la Fundación Yo también puedo. (José R. Sosa/El Nacional).

Author

Periodista, Locutor, RRPP, Productor radial. Ex Presidente Acroarte. Editor El Nacional. Miembro de la Academia Latina de la Grabación (Grammy Latino).