Ovo: hermoso viaje al ecosistema de los insectos

Santo Domingo. Anoche se instaló una pequeña aldea en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto donde el público se encontró con una selva tropical llena de bichos de todos los tamaños.

Cirque du Soleil jugó con las emociones de los presentes en un derroche de energía y movimiento a través de un espectáculo visual que honra el ecosistema.

“Ovo” es la historia de una tranquila colonia de insectos a la que un día llega, desde lejanas tierras, un mosquito azul con un misterioso huevo a cuesta, alborotando el ambiente al enamorarse de la mariquita.

El mosquito es enfrentado por el Maestro Flipo, encargado de mantener el orden en este mundo caótico.

Es así como el huevo se convierte en el hilo conductor del espectáculo, representando el enigma y los ciclos de vida de los habitantes de este ecosistema.

Ante los miles de asistentes que coparon el recinto deportivo para ser parte de la primera función de Cirque du Soleil, los insectos trabajan, se divierten y se enfrentan, mientras buscan el amor en un mundo por momentos bullicioso y otros de mucha quietud.

Diez actos acrobáticos combinados con el baile son protagonizados por cincuenta espectaculares artistas en escena, entre los que sobresale un par de mariposas que se involucran en un dúo aéreo que motiva encendidos aplausos por su gracia estética y lo arriesgado de su propuesta.

Una mariquita que cae ante los flirteos de un mosquito extranjero y una espectacular libélula que presenta uno de los mejores actos del espectáculo, son puntos altos del evento.

Arañas, pulgas, hormigas, mariposas, una luciérnaga, 12 escarabajos, 10 grillos, nueve cucarachas y una extraña criatura dan vida a este espectáculo que llega al país bajo la producción de SD Concerts.

El final, como es costumbre de Cirque du Soleil, levantó de sus asientos a los presentes.

Cerca de 20 “arañas” verdes y rojas utilizan trampolines para lanzarse por un precipicio 8 metros de altura, en una secuencia de movimientos que reúnen danza y acrobacia.

La producción que se estrenó en Montreal, Canadá, en 2009, bajo la dirección de Deborah Colker, tiene música, en vivo, del brasileño Berna Ceppas, quien se inspiró en la música de su país e integró una orquesta de brasileños que ejecutan melodías fusionadas de folk, pop y la samba.

“Ovo”, una de las buenas apuestas de Cirque du Soleil recomendada para toda la familia. (José Antonio Aybar F./El Nacional).

También podría gustarte