Sea testigo de las noticias

Pakolé está preocupado por vulgaridad de urbanos

Santo domingo. En los últimos tiempos el salsero dominicano Pakolé ha sido objeto de críticas por algunos exponentes del movimiento urbano, por sus planteamientos en torno a la vulgaridad lírica de muchos temas.

El enfrentamiento le dio visibilidad, la que, según dice a Que Pasa, no fue buscada con intención de conseguir likes, sino que se hizo eco de una preocupación generalizada en el ambiente familiar.

“No me interesan los likes, no lo hice para eso, mi intención es llamar la atención de algunos de esos exponentes, que deberían agradecerme el favor, porque haciendo ese tipo de canciones no van a permanecer en la industria de la música”, asegura el intérprete de Le hace falta un beso.

Su preocupación, dice, es que son urbanos que llegaron con muchos deseos de pegarse, pero con una actitud que califica de antisocial.

“Para mí esa actitud incita a muchos jóvenes que los siguen a irrespetar, con un mensaje que no es positivo ni en lo moral, ni en lo ético, ni en lo musical, ni en nada, yo tengo información de que son locos que ejercen, si esos son los referentes de niños, adolescentes y jóvenes, entonces dónde irá a parar el país”, se cuestiona.

Pero no todo está perdido, “los que están haciendo un trabajo bien cuidado permanecerán en el tiempo y hay que apoyarlos, porque si ellos se quitan, entonces los que no tienen talento, los que recurren a la vulgaridad, dañarán el movimiento”.

Regresa al disco

Soldadito marinero es el nuevo tema de Pakolé, con el que espera darle una bocanada de aire a la salsa, género que, afirma, no está en su momento.

El tema es un cóver del éxito de Fito & Fitipaldis, lanzado al mercado por la disquera Planet Records.

“También hemos rodado un vídeo que será estrenado próximamente, confío mucho en el trabajo de la disquera y nosotros estamos poniendo de nuestra parte para que llegue a la gente y sirva de soporte al género”.

Salsa en peligro

Sobre la sensible baja sufrida por la salsa hecha por dominicanos en los últimos tiempos, Pakolé no se anda con rodeos para asegurar que sus exponentes la dejaron caer.

“Los propulsores de la salsa se llenaron de odio, los dueños de programas de fin de semana, las emisoras de salsa. Después de apoyarnos se quitaron”, destaca.

El artista considera que el motivo principal del problema es que “ellos consideraron que los salseros consiguieron mucha notoriedad internacional, vino el dinero, vinieron los viajes, y que los salseros le dieron la espalda. Lo que ellos no entendieron nunca fue que ayudaron el género con un conjunto de cosas, pero después entendieron que tenían que ser parte del negocio”, revela.

Considera que para que la salsa retome el lugar que tenía, debe despertar el interés del público joven. “Los salseros necesitamos que haya un equilibrio en la difusión de la salsa y no solo de música urbana”, explica.

“Pero también nosotros, los productores e intérpretes, debemos hacer un trabajo que llame la atención del público joven y dejar de hacer una salsa microonda. Todo el que quiere hacer una salsa agarra una baladita, le pone un timbal y la tira para la calle y por eso es que todo el mundo suena igual”, dijo.

La unión

Pakolé entiende que hace falta unión entre los exponentes salseros.
“Tenemos que unirnos de verdad, que un Yiyo (Sarante), que es quien tiene la voz cantante, que Dios lo ha favorecido con eso, se dé cuenta que hay un movimiento que está en peligro, debemos hacer un reagrupamiento y los que tienen más público, exhibir en sus shows a los que nolo tienen, además de hacer temas juntos”.

También podría gustarte