Sea testigo de las noticias

Picaditos: Tiros eran para Anuell AA

La policía puertorriqueña investiga los tiroteos al Coliseo de Puerto Rico, donde se realizaba uno de los 10 conciertos que tiene pautados allí el reguetonero Daddy Yankee y luego en el estudio de grabación de Raphy Pina.

En los corrillos de la música urbana puertorriqueña se da como un hecho que estos dos casos fueron advertencias a Pina, manager de Yankee y productor de los eventos, por haber invitado a Anuel AA, que cantaba al momento del tiroteo y de quien se dice está en la mira de grupos del bajo mundo que se sienten ofendidos porque el urbano “habló cosas” sobre un capo fallecido hace poco tiempo. Guerra avisada…

Demandas al pecho

El concierto de demandas en el mundo urbano es producto del circo mediático del que se están auxiliando los exponentes dominicanos ante la debacle del género en este 2020. La baja que acusan los tiene en ¡para!

Aunque muchos alegan que esa baja tan sensible en la actividad urbana se debe a la caída de César el abusador, lo cierto es que también está llegando el tiempo de “la limpia” que se da luego de un género penetrar como tromba marina. A la música urbana dominicana le llegó el momento de separar a los niños de los hombres, y solo quedarán los que han marcado la diferencia en lo que respecta a sus propuestas, los demás, como dice Roberto Cavada, son y serán los demás.

Tienen “cocorícamo”

El aluvión de conciertos de poca monta que se suceden semanalmente en República Dominicana, con artistas que no son capaces de vender dos boletas, se hacen sospechosos. Son conciertos “express” que se montan con poco tiempo y casi nada de publicidad.

Cuando usted llega al lugar donde se presentan estos conciertos nota que el “Vip” está atestado y los demás espacios casi vacíos, porque allí se reúen amigos y familiares que, con celulares en manos, se hacen selfies con el artista, como si no se conocieran, pero al final del show, se delantan como hermanos, primos, sobrinos, padres y madres, “del más aplaudido de la noche”. Cosas veredes a la que estamos asistiendo en tiempos rarísimos del show business.

También podría gustarte