Santo Domingo. La red mafiosa que según la acusación operó en la Procuraduría General de la República (PGR) en la gestión de Jean Alain Rodríguez no solo se convirtió en un antro de corrupción, sino de acoso sexual a muchas empleadas de la institución, afirma el Ministerio Público en su solicitud de medida de coerción.

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción (Pepca) presenta en su “cintila probatoria” testimonios de varias empleadas de la PGR que fueron víctima de acoso sexual por parte del exdirector de Tecnología de la Información y Comunicación Javier Alejandro Forteza Ibarra, “uno de los artífices de espionaje y de eliminación de las evidencias de irregularidades”.

Con el testimonio de Indira Gandhi Ureña Castillo, soporte administrativo del Departamento de Tecnología de la Información de la PGR, el MP dice que demuestra el acoso sexual del señalado imputado.

Refiere que Ureña Castillo le había solicitado un aumento salarial al encartado y éste le contestó que qué había para él, refiriéndose a asuntos sexuales que posteriormente le manifestó en una conversación por Whatsapp.

El órgano persecutor del crimen también presenta el testimonio de Ana Josefina Caamaño Ortega, directora de Tecnología de la Información de la PGR con la que dice se prueba las irregularidades cometidas por este imputado.

Forteza Ibarra está acusa de realizar ataques informáticos que generaron consecuencias e incidentes en el sistema informático de la Procuraduría General de la República que perduraron hasta septiembre del pasado año.

Los fiscales también fueron víctimas de espionaje por parte de la red que operó en la PGR, que en vez de perseguir y castigar el crimen lo que hacía era cometerlo, sostiene el Ministerio Público.

Forteza Ibarra tenía el control del Sistema de Investigación Criminal (SIC), una herramienta que era usada por los fiscales de todo el país en sus procesos de investigaciones.

Y ese control del sistema vendía acceso a personas particulares y terceros que no tenían nada que ver con el Ministerio Público, según el expediente de la Operación Medusa.

El exprocurador Jean Alain Rodríguez cuando era llevado a la cárcel.

Malversación

Jean Alain Rodríguez y sus cómplices malversaron alrededor de cuatro mil millones de pesos de la Procuraduría General de la República (PGR) sin ningún reparo y para que no fueran descubiertos después del cambio de Gobierno, en la transición incineraron documentos, desaparecieron cientos de evidencias y eliminaron las principales fuentes de información, asegura el Ministerio Público en la investigación que realizó a la gestión del exprocurador, imputado de estafar al Estado por más de 6 mil millones de pesos.

Supuestamente, Jean Alain y el grupo formatearon la data de información de departamentos administrativos y borraron las de otras direcciones donde presuntamente realizaron maniobras para distraer dinero.

El Ministerio Público, explica, por ejemplo, que eliminaron la base de datos del Departamento de Contabilidad, donde alegadamente se hacían trucos para crear nóminas de contratos ficticios y con esto desviar fondos.

El responsable de borrar los datos, dice el órgano acusador, es el imputado Javier Forteza Ibarra, quien ocupó la posición de director de Tecnología de la Información de la Procuraduría.

Fuente: El Nacional/Domingo Beriguete

Author