Sea testigo de las noticias

Roberto Catán muestra una impresionante panorámica de la literatura hondureña

El poeta ensayista literario de Honduras presenta una panorámica impactante de las letras de ese país centroamericano

Santo Domingo. El premiado poeta y gestor cultural hondureño Rolando Catán, autor del programa Leer es una Fiesta, que editó un millón de libros para su entrega gratis a jovenes, presentó una impactante panorámica de la literatura hondureña en la que resumió la trayectoria de los más importantes escritores de esa nación centroamericana, como parte del programa de la 23 Feria del Libro y la Cultura 2020, que se desarrolla hasta el domingo 7 de junio por la vía virtual.

Catán, que fue presentado por el escritor y embajador dominicano en Honduras Marino Beriguete, indicó que el padre delas letras de Honduras es el padre José Trinidad Reyes, fundador de la Universidad de Honduras, por su labor de formación de los primeros escritores de ese país.

Destaca al narrador y poeta Marcos Carias Reyes, autor de Crónicas Frívolas, publicado en 1939 en Japón y considerado como el libro más hermoso de Honduras y uno de los más bellos del mundo, con un cierre de dientes de marfil en su caja exterior, impreso en papel basado en sumezcla con seda con ilustraciones de Fuyita, máximo exponente de la pintura japonesa, de su tiempo.

Catán refiere que la gran novela hondureña, la escrita por Arturo Martínez Galindo, es Bajo el chubasco, agregando la novela Sombra, (Relatos costumbristas) de Ramón Amaya Amador.

Cita al novelista Arturo Mejía Nieto, autor de Prisión Verde (publicada en México, 1950) sobre el conflicto bananero en la que se exponen las raíces del drama social de las plantaciones de banano y su extraordinaria explotación mercurial en perjuicio de los agricultores hondureños.

Revela la obra de quien se considera la madre de la literatura hondureña Clementina Suárez, que publicó en 1930 la novela Corazón Sangrante, que la establece como la gran cronista de Honduras y que resulta ser la mujer más pintada de todo el continente, incluyendo un retrato que le hizo el mexicano Diego Rivera.

Sobre la obra poética hondureña cita Juan Ramón Molina, de quien destaca como poeta de primerísima categoría y aunque también cultivó la prosa en la que logró bellas y armoniosas realizaciones, como su cuento “El Chele”, además de ser autor (1911) de un soneto considerado modélico, titulado Pesca de Sirenas.

Destaca la obra Flor de Almendro, de Froilán Turcios, quien fuera secretario de la Revista Mundial Magazine, editada en español en la capital de Francia, París en español, dirigida por Rubén Darío, junto al también hondureño Luis Román Zúñiga. Mundial Magazine está considerado como el proyecto de proyección de literatura en español más importante de su tiempo.

Indica que toda literatura del siglo XIX se recoge en el libro La Honduras Literaria, de 1896, de Rómulo Ernesto Durón, primer hondureño en publicar un libro de poesía.

También podría gustarte