San Juan de la Maguana. Esta localidad puede que sea el municipio del país que, exceptuando a Santo Domingo y Santiago, cuenta con la mayor cantidad de monumentos y plazas honrando a personajes que lo dieron todo por la libertad, la justicia y la soberanía.

SJM debe figurar como la comunidad que con  mayor cantidad de homenajes públicos monumentales  a  a personajes que van desde Caonabo y Anacaona, hasta Caamaño, Bosch y Orlando Martínez,  Solo faltan las plazas que se deben erigir a Liborio Mateo y Santiago Lemba.

El patrimonio monumental de San Juan de la Maguana constituye un atractivo soporte de su oferta turística al ofrecer la Ruta de los Monumentos.

A la extensa tradición monumental  han contribuido tiranos como Trujillo para hacer de este municipio un estuche monumental nacional al punto que el municipio debería ser declarado Patrimonio Monumental del país y establecer la Ruta de los Monumentos como una oferta a los visitantes que puede llevar el mensaje de muchas luchas y provocar la admiración ante la belleza de estos espacios.

Los monumentos sanjuaneros reconocen la lucha y el sacrificio de líderes desde la resistencia taína frente contra el poderío español, líderes mesiánicos, luchadores por la independencia y la soberanía, escritores, periodistas mártires de la libertad de expresión, todas figuras patrias cruciales. El patrimonio monumental de SJM agrega el estilo expresionista y modernista y el gran formato de muchas de sus estatuas al público.

¿Cuáles son? 

Las plazas públicas y monumentos de la época la  moderna, de San Juan de la Maguana, son, entre otros:

Hanoi Sánchez, arquitecta y escultora. FOTO DE ARCHIVO.

El papel de Hanoi 

¿Qué ha inspirado, construido o estimulado a la arquitecta Hanoi Sánchez, monumentalmente hablando, quien es la principal impulsora del moderno perfil monumental de este municipio que rinde homenaje a figuras cruciales de la historia, sobre el prisma común de la lucha por la libertad?

Desde Anacaona y Caonabo, hasta Juan Bosch, el monseñor Thomas F. Reilly, Juan Bosch, Orlando Martínez o Francisco Alberto Caamaño, Francisco del Rosario Sánchez, que no era oriundo de esta comunidad, pero fue fusilado en El Cercado, una sección próxima a SJM.

Sánchez, actualmente empleada electa de la Alcaldía, un ser político con aciertos, fallos y aspiraciones respecto de las cuales ni conocemos, ni nos importan. Lo que es claro es que es una persona a la que le apasiona su trabajo y su comunidad. Puede que no se compartan todos sus pasos (y saltos) partidarios, pero merece respeto por su labor.

Sánchez es una precursora del espacio público, del hacer justicia a los personajes de la historia regional, objetivo que lo ha logrado como poca gente en otras localidades.

El centro histórico:

La comunidad de San Juan de la Maguana ha tenido, desde siempre, inclinación por lo monumental, por lo que en los años 40 ’s se erigió a su entrada un arco del triunfo de madera. Trujillo, este ordenó que fuera demolido y construido adecuadamente uno de concreto, que es el que actualmente es el centro urbanístico de SJM.

Avanzados la década de 1940 igualmente en San Juan de la Maguana, se construyeron el Hotel Maguana, el Palacio de Justicia, el antiguo convento de monjas y las escuelas eclesiásticas; todas estas construcciones en las proximidades del Arco de Triunfo, el antiguo Mercado, la glorieta municipal y los 3 puentes más importantes en el camino de Azua, entre otros puentes importantes del municipio.

Esta es una relación:

CATEDRAL SAN JUAN BAUTISTA:  Es sin duda, una de las más hermosas y sobrecogedoras por su belleza en todo el país.  En el lugar que ocupa hoy la majestuosa Catedral San Juan Bautista, había antes solo una humilde capilla aproximadamente en el siglo XVIII, que se hizo con madera y compuesta por algunas imágenes de Jesús y algunos santos.

Posteriormente se construyó una iglesia de ladrillo que duró hasta 1911, cuando un fuerte terremoto la destruyó y llevó al suelo por lo que de nuevo se tuvo que reconstruir, algo de lo que se encargó el padre Barrientos en 1956.

En 2002 la catedral iniciaba un proceso de reconstrucción y de este proceso se encarga la arquitecta Hanoi Sánchez, para remodelar la catedral, labor que resultó en un cambio estructural que involucró técnicas constructivas, con diseño de espacios interiores y la instalación de arte sacro que hoy es motivo de admiración de todos.

Quienes visitan esa catedral, salen de allí tocados por el arte y la fe, a partes iguales. Es una obra exterior e interiormente bellísima.

Su remodelación fue la primera gran obra monumental de Sánchez por su comunidad, que por entonces era una arquitecta de ejercicio privado, a quien mucha gente le cerraba las puertas para el desarrollo de su talento.

El parque Caonabo Liberado, a la entrada del pueblo, el primero y único que se apoya en la flora, fauna prehispánica. Este conjunto se corona con dos esculturas: la réplica del Caonabo prisionero de Urdaneta y el gran cacique central de proporción monumental, que captamos justo cuando era sometido a mantenimiento.

Hanoi Sánchez respondió al Caonabo encadenado de Abelardo Rodríguez Urdaneta, con el Caonabo Liberado, parque que tiene (visto desde arriba y que debería tener esa foto aérea allí, al alcance de la gente que visita el lugar) la forma de la isla.

Se trata de un parque temático en el cual hay sembradas especies vegetales de la etapa taína, que tiene sus fuentes de agua en el mismo lugar de los grandes ríos de la isla.

PLAZA FRANCISCO DEL ROSARIO SÁNCHEZ: Sin dudarlo (con excepción del Altar de la Patria, que lo incluye) es el más impresionante conjunto monumental a Sánchez porque no se limita a exhibir su estatua de tamaño natural sino por el marco de estructuras ondulantes de concreto con los colores de la bandera nacional que va desde el pedestal hasta una glorieta cercana,

UN BOSCH ÚNICO. Un poco más allá, en la misma avenida de entrada, se encuentra el que es posiblemente el busto más hermoso de Juan Bosch, fundido en dorado y con un estilo cubista que expresa la rectitud y reciedumbre de este escritor y político dominicano que no nos merecíamos.

PLAZA-MUSEO ORLANDO MARTINEZ: Emplazado cerca del centro urbanístico, es un homenaje al periodista. Inaugurado en 2012. Presenta un busto central que enmarca el complejo, con tres paneles de fondo con signos y rótulos referentes a los medios de comunicación y un museo de una plaza a su lado, en el cual se exhiben objetos personales, fotos familiares y la máquina de escribir del sacrificado comunicador.

PLAZA ANACAONA: 1992. Fue la primera obra de Hanoi Sánchez tras la remodelación de la Catedral y es homenaje a la valentía y ejemplo de la cacica taina, en que ella aparece sentada, sin ninguna otra presencia masculina ni indígena ni colonial. Se completa con una serie de murales con escenas de la vida taína.

Para no hacer el cuento largo, nos faltaría detallar las Plazas: Coronel de Abril (Francisco Alberto Caamaño), a Monseñor Thomás F. Reilly (el obispo que se pronunció desde el púlpito y firmó la Carta Pastoral en 1960 contra la dictadura de Trujillo) y la Plaza San Juan Tierra de Dios.

Faltan dos plazas:

Una a Olivorio Mateo Ledesma o Papá Liborio, nacido en 1876, líder mesiánico instalado en las montañas sanjuaneras desde las generó un movimiento campesino que resistió la intervención norteamericana.

Fue cazado como un animal en 27 de junio de 1922 por las tropas norteamericanas interventoras, cuyo cadáver fue exhibido tres días junto a la parroquia San Juan Bautista. El pasado 2021 se estrenó en los cines la película Liborio, de Nino Martínez Sosa.

Y otra una gran plaza conmemorativa que falta es la que honra el levantamiento de Sebastián Lemba (1513-1548), líder rebelde de los negros, se radicó por un tiempo en lo que hoy es la Sección de Sosa cuando se resistió a la esclavitud. San Juan de la Maguana, como se percibe, es un pueblo colmado de historia, luchas y rebeldías, con tantos monumentos y otros atractivos, que debería ser un punto obligado en nuestros viajes de turismo interno, por esa y otras razones gastronómicas y artísticas.