Durante el paso de los huracanes Irma y María cerca del territorio nacional el culto desmesurado por las redes sociales quedó al desnudo, revelando el chabacanismo en el que han caído algunos medios de comunicación y comunicadores de los que en momentos de angustias como los que vivió el país se esperaban acciones apegadas a la profesionalidad.

La infame carrera por ganar “likes” es de brinco y espanto y la fiebre por alcanzar notoriedad raya en la ridiculez.

Los momentos en los que la comunidad necesitaba de orientación y dirección nos reveló la falta de sentido común y la claudicación ante una era que está deshumanizando sociedades.

Una de las tantas ventajas que exhiben las redes sociales es la rapidez con que nos enteramos de los acontecimientos que ocurren en cualquier parte del mundo, con lo que el orbe se ha convertido en una aldea, formando parte de un proceso de globalización que abarca desde la política, la familia, hasta la cultura y con ella la tecnología.

Pero también tenemos la otra cara de la moneda. Una de las tantas desventajas de las redes sociales es que todos nos creemos periodistas, productores, reporteros, comunicadores.

Creanme, que durante esos días vimos gente que sin ser periodistas hicieron una labor más apegada a la verdad, seria, responsable y con un alto sentido de la información.

Pero como en todo, también se dieron vida los que en busca de notoriedad desnudaron la falta de materia gris, y desbordaron la insana morbosidad que provocan estas herramientas cuando no se tiene criterio y rigurosidad para informar.

Y no se trata de los Beatos, los Chiquis, mucho menos del motocochista y su futura esposa, la comunicación en esta bendita era tecnológica debe asumirse con más responsabilidad, sobre todo en momentos en que una sociedad se siente desprotegida ante el paso de un fenómeno atmosférico como ocurrió en República Dominicana en las últimas semanas.

Urge reponsabilidad informativa en las redes sociales. (José Antonio Aybar F./El Nacional).

Author

Periodista, Locutor, RRPP, Productor radial. Vicepresidente Academia Dominicana de Periodistas de Arte y Espectáculos (Adopae). Ex Presidente Acroarte. Editor El Nacional. Miembro de la Academia Latina de la Grabación (Grammy Latino).