Sea testigo de las noticias

Trabucazo 2020, entre protestas y orgullo

Santo Domingo. Entre poemas, oraciones, discursos inspiradores y un cancionero de protesta, se desarrolló ayer el “Trabucazo 2020”, un evento donde se demostró que cuando el pueblo se une, sus voces se escuchan.

Un gran espíritu de orgullo dominicano se apoderó de la gran multitud que abarrotó la Plaza de la Bandera, compuesta en su mayoría por jóvenes que exigía un cambio, transparencia y democracia, con pancartas, cornetas o utilizando su cuerpo como lienzo para expresar su descontento con el manejo del gobierno, así como por la suspensión de las pasadas elecciones municipales.

Cantantes, comunicadores y comediantes, aprovecharon la plataforma para también hacerse escuchar.

El periodista Huchi Lora manifestó que es la primera vez en sus 72 años de vida que ve al pueblo dominicano levantarse y exigir democracia. “Y eso es obra de ustedes los jóvenes. Mucha gente cree que los pueblos que conquistan la libertad y la democracia son los que tienen buenos gobernantes, pero no es así, donde hay libertad y democracia es porque son buenos los gobernados. Son aquellos que conocen sus derechos, que saben reclamar, que piden cuentas a sus gobernantes”, agregó, declamando un poema posteriormente, antes de retirar del escenario con los aplausos de los presentes.

Ramón Orlando y Raymond Pozo dejaron en casa sus trajes de cantante y comediante, respectivamente, en su lugar asistieron a la actividad con sus vestimentas de ministros de Dios, llevando un mensaje de amor y pidiéndo la protección de República Dominicana al Todopoderoso.

“¡Arriba la República Dominicana! Hoy no vengo como comediante, vengo como ministro de Dios, a poner por encima de las adversidades la voluntad de Él. No hay ninguna amenaza extranjera que esté por encima de la voluntad de Dios. Seguiremos con las manifestaciones pacíficas, seguiremos la lucha contra las cosas oscuras que quieren amenazar la paz”, dijo Raymond Pozo.

Mientras que el intérprete de No hay nadie más, hizo una oración por la Patria, durante la cual pidió a Dios que tome el poder y control de este país. “Que tu ira reine sobre los culpables, te pedimos que tú tengas misericordía de este pueblo”.

Canciones de protestas

Los artistas dominicanos demostraron que no solo saben cantar y poner a bailar a los demas, también a pensar a través de aquellas canciones sociales que demandan transparencia, preservación de la democracia, institucionalidad y mejor calidad de vida para los ciudadanos.

Un extenso cancionero protestante retumbó a todo lo largo y ancho de la referida plaza. El maestro Juan Luis Guerra erizó la piel de más de uno, cuando subió a escena e interpretó su Canto a la Patria, en la que manifiesta que República Dominicana es una nación “fuerte y valiente”.

“Por la democracia, la paz, el derecho de elegir a nuestros gobernantes libremente, qué viva La República Dominicana”, manifestó el cantautor, interpretando posteriormente Ojalá que llueva café.

Con esta misma línea, le siguió Vicente García, quien estrenó una nueva canción dedicada al país, que había terminado de escribir la noche anterior de la concentración, a las 9:00 de la noche, comentó el artista.
Los urbanos dijeron presentes e interpretaron sus conocidas canciones de protestas.

En el caso del Poeta Callejero, éste interepretó la segunda parte de su canción 16 de mayo, titulada Rosado, un tema que estrenó hace solo una semana, en la que envía un mensaje a la clase política del país.

Vakeró se hizo sentir. “No hay tiempo que no se cumpla, ni deuda que no se pague”, expresó el artista, quien interpretó el Hombre gris, un tema con el que generó polémica hace unos años, por criticar la forma de operar de los agentes de la policía.

En la tarde de ayer, luego de su interpretación, escribió en sus redes: “El hombre gris no es más que un producto del mismo sistema, que lo mantiene con sueldos que no le dan para una vida decente y no ven otra opción que ligar con el macuteo gracias a ese sueldito… (no todos son hombre gris)”.

Fuente: Shawell Peña/El Nacional.

También podría gustarte