Desde 2018, hace cuatro años, no se montaba en Santo Domingo una  exposición que le hiciera justicia al Origami. Ya era hora.

Le ha correspondido ahora a la Galería de Arte del Centro Cultural Babeque, del Colegio homónimo, presentar una muestra con obras de once origamistas, bajo el tema “El papel se transforma: de lo bidimensional a la magia de del volumen”, que permanecerá abierta el presente mes de septiembre. Ese Colegio, clase aparte por la trayectoria docente y su actitud de mecenazgo de las artes, merece el reconocimiento por los espacios que le abre a las más bellas manifestaciones del alma, teatro, cine, danza y artes visuales incluidas.

La exposición anterior de este nivel, fue montada en Abril-Mayo de 2018 en el Patio Español del Museo de Arte Moderno, en Plaza de la Cultura, con obras de Isi Esteva, especialista en miniaturas; Roberto de León, quien realiza figuras complejas; El entonces niño Francisco Peralta (con origami de alta complejidad, pese a su edad. Hoy pertenece de cuerpo de Marines de EUA y se encuentra en Alemania.; Eduardo Castillo, José Rafael Sosa, Lizett Mejía, Malvin Lamarche Colón (quien presento una instalación con siete monjas sobre un espejo que resulta inolvidable) y Lili Ayala con la museografia de Lenin Paulino.

La muestra que estará abierta durante el mes de septiembre en la Galería del Colegio Babeque, de la avenida Roberto Pastoriza # 327, del sector capitalino de Naco.

La galería, en alianza con la Sociedad Dominicana de Origami, presenta  las piezas de Malvin Lamarche, José Rafael Sosa, Yuan Fuei Liao, Isis Esteva, Lenin Paulino, Beatriz Blanco (Bettina), Geovanni Pastrano, Mich Román (Mimichmo), Francis Tolentino, Manuel Bisonó y Eduardo Fatule.

Lenin Paulino, curador y museógrafo de la muestra, explica que los once plegadores comparten la pasión por esta práctica artística ancestral que, desde el punto de vista contextual, con una muestra que abre posibilidades para un abordaje desde lo multicultural, lo filosófico, lo ético, la migración, la pedagogía y todo lo relativo a lo estético. Paulino fue el gestor de la idea de juntar estos artistas.

Malvin Lamarche, a nombre de la Sociedad Dominicana de Origami sostuvo que la muestra era añorada por Lenin Paulino desde hace años y que hoy la vemos presenta distintos estilos de origami por parte de once artistas dominicanos quienes han sabido gestar en sus corazones el amor y el asombro por un arte versátil y cautivador.

“La magia del origami no pasará jamás, puesto que tanto a los chicos como a los adultos no nos deja de impresionar. Les invito a deleitarse con estas hermosas creaciones y formar parte de aquellos a quienes el origami nos ha enamorado” agrega el joven artista.

Refiere que los artistas obras, portadoras de un virtuosismo que trasciende las habilidades de motricidades finas que fomentan tanto el pensamiento complejo y como la creatividad.

“Cada uno de los artistas incluye en sus piezas los diferentes elementos formales de las artes visuales (el color, composición, forma, textura, volumen y espacio positivo y negativo), dando como resultado piezas hermosamente elaboradas” dice el catálogo de la muestra, cuya entrada el libre para el público.

Se incluyen piezas y géneros tan emblemáticas como la Grulla, el origami aplicado, decorativo, kusudama o módulo Senobe (bloques ensamblados), Kirigami (uso de tijeras), flores y animales, origami aplicado a la moda y origami 3D.

“Estas esculturas, desde la simplicidad del papel, son portadoras de una belleza que sorprende y emociona, provocando en el espectador el deseo de descifrar el misterio de cómo el papel evoluciona desde lo bidimensional a la magia del volumen” indica el curador Paulino.

Refirió que el origami se convierte en un medio para acercar a las personas; los procesos son metáforas y parábolas sobre la vida simple y sencilla, la tolerancia, la justicia y la armonía.

Al detallar las características filosóficas y sociales del Origami, Paulino explica que las piezas no se venden, sino que se regalan, la multiplicación de los diagramas estimula el autodidactismo y, sobre todo, ha sido asumido como un medio que propicia la cultura de paz en el mundo.