SANTO DOMINGO. El procurador general de la República, Jean Rodríguez, dejó iniciados los trabajos de ampliación del Centro de Atención Integral para la Persona Adolescente en Conflicto con la Ley Penal (CAIPACLP) de Batey Bienvenido, en el sector Manoguayabo, exclusivamente para jóvenes de sexo femenino, el cual tendrá una capacidad total para albergar a 72 internas.

La Procuraduría General de la República (PGR) explicó en un comunicado de prensa que el centro actualmente dispone de capacidad de alojamiento para 20 internas y que será ampliado para alojar a 52 más, con un monto de RD$103,697,318.25.

Al dar el primer palazo para dejar iniciados los trabajos, el procurador general de la República, Jean Rodríguez, manifestó “Estamos abriendo el camino hacia una nueva etapa penitenciaria en el país, donde la realidad carcelaria que todos conocemos, la del hacinamiento, la sobrepoblación, el ocio y los maltratos, será reemplazada por una realidad reformada, actualizada y moderna, basada en la dignidad de cada interno y orientada a su rehabilitación y reinserción social”.

Dijo que en el sistema hay más de 500 adolescentes privados de libertad con espacios insuficientes y deplorables.

“Tenemos un sistema donde el hacinamiento solo es superado por el deterioro de las instalaciones, la falta de camas, las paredes sin pintura, las filtraciones y los baños en malas condiciones, cuando hay baños. Tenemos un sistema donde los programas de rehabilitación no son lo suficientemente efectivos para facilitar la reinserción”, señaló.

El procurador detalló que a través de la Dirección de Prevención de la Criminalidad de la Procuraduría y la Dirección Nacional de Atención Integral para la Persona Adolescente en Conflicto con la Ley Penal, están trabajando de manera paralela en la implementación de un nuevo Modelo de Gestión para estos centros, para lograr la estandarización de los procesos y fortalecer las capacidades del personal que interactúa con las adolescentes internas.

Además, precisó que están estructurando un nuevo Modelo de Intervención Conductual para trabajar con estas adolescentes y desarrollar programas de tratamiento personalizados que tomen en cuenta el entorno comunitario, familiar y personal de cada una de ellas. Solo así seremos capaces de lograr una transformación verdadera en este segmento vulnerable de la población.

 

Author